jueves, 1 de marzo de 2007

Mememememememememememe...

Algunas aclaraciones previas importantes antes de empezar:

1. Antígona es la dueña y señora absoluta de este espacio. Queda dicho.

2. En principio, Antígona, que acaba de aterrizar por la blogosfera, no tiene ni historia, ni vida, ni gustos personales, ni ha trabajado nunca, ni come a diario ni... na de na. Vamos, que Antígona sólo pretende ser por el momento un ente abstracto que piensa, elucubra, fantasea... y poco más. Es posible que con el paso del tiempo, o incluso mañana mismo, Antígona se nos vaya volviendo poco a poco más humana, más definida... pero de momento así están las cosas.

3. Por ello, Antígona se ha visto en un pequeño aprieto: Duschgel le ha pasado un meme en el que tiene que contar algunas cosas que, dada su abstracción (la de Antígona, se entiende), se le escapan completamente. Así que tras darle muchas vueltas a la centrifugadora de su cabecita, al final Antígona ha decidido, AUNQUE SÓLO POR ESTA VEZ, dejarme salir a escena y darme la palabra para escribir este post. A mí. ¿Y quién soy yo? Pues la que en este momento teclea al ordenador... (jejeje)

4. Eso sí, Antígona me ha dado permiso para asomar la nariz únicamente a condición de que primero os diga: a) lo que os acabo de decir en los puntos anteriores; b) que ella no se hace para nada responsable de lo que a continuación aparezca, que eso sólo si acaso muy de refilón tiene algo que ver con ella... (ahora que no me oye... yo diría que Antígona está un pelín pirada, o se le ha subido la red a la cabeza... en fin ...)

Y ahora sí, vamos a ello:


Trabajos que he tenido:
(todos ellos se remontan a tiempos remotos, remotísimos... como veréis, interesantísimos y glamourosos a más no poder)

1. Au-pair: tenía 16 añitos, unas ganas locas de ver mundo y me fui a Londres con una idea muy pero que equivocada de lo que era este trabajo y víctima para más inri de un profundo desconocimiento de mí misma; porque no me gustan los niños, la única familia a la que he podido aguantar a duras penas es la mía propia y ¡odio los trabajos domésticos!; así que, como era previsible, lo pasé fatal aunque aguanté estoicamente el tiempo que me había propuesto quedarme; además, me pasó de todo menos que el "padre de familia" me hiciera proposiciones deshonestas...
2. Lavandera: ya, suena raro, os explico: seguían las ganas locas de ver mundo y me fui a trabajar a un campamento de verano en Estados Unidos; nuestra tarea consistía en cargar y descargar lavadoras con los inmensos sacos de ropa sucia de los niños pijos del campamento, luego a la secadora, plegar la ropa, volver a meterla en los sacos... vamos, un rollazo.
3. Camarera de hotel: otra vez en Londres (con lo que llueve en esa ciudad y yo qué amor le tenía... aún no lo entiendo), trabajé un par de meses en un hotel, con un grupo de portuguesas que no dejaban de pelearse entre sí (por eso aprendí tanto inglés...), preparando y sirviendo desayunos, poniéndo y quitando mesas, recogiendo la cocina... nada, otra lata.
4. Camarera de bar: esto ya en mi ciudad, durante unos cuantos años en los días de las fiestas locales trabajaba en un bar a turnos de 12 horas (en esos días no se cerraba a ninguna hora) sirviendo fundamentalmente chocolate con buñuelos; al final el olor a fritanga me impregnaba de tal manera que desde entonces no he vuelto a probarlos...


Películas que puedo ver una y otra vez:
(difícil realmente escoger, me gustan muchas y muy distintas; a ver, a ver...)

1. Gatacca: por razones que no vienen al caso la he tenido que ver un montón de veces y reconozco que nunca me he aburrido; tiene escenas visualmente impresionantes, la música es una maravilla, la historia conmovedora... vamos, que después de haberla visto tantas veces aún me pone en ocasiones la carne de gallina.
2. Los lunes al sol: habrá a quien le parezca un tostón pero a mí me encanta su ritmo lento, sus diálogos, y el personaje que representa Javier Bardem, tan irónico, tan solidario y tan buen tipo.
3. Casi todas de las antiguas de Woody Allen, tanto las cómicas como las más serias: Manhattan, Otra mujer, Delitos y faltas, Sueños de un seductor... sólo por nombrar algunas. De esta última, la escena de la llegada a casa del protagonista de la mujer con la que sus amigos quieren liarle me la sé de memoria y aún así, cada vez que la veo, me parto de risa.
4. El desencanto: vale, ya sé que soy una friki pero esta peli-documental sobre la familia Panero es una de las últimas que he visto que me ha dejado verdaderamente boquiabierta; desde luego, está claro que la realidad siempre supera a la ficción y los integrantes de esta familia son, sin excepción, más fascinantes que cualquier personaje cinematogrático que haya visto en los últimos tiempos.


Programas que me gustan:
(algunas temporadas de mi vida no he tenido tele, ahora mismo llevo casi un año sin ella, así que no sé si voy a estar muy al día...)

1. Doktor en Alaska: desde luego, mi serie favorita de todos los tiempos; varios veranos estuvieron reponiéndola de madrugada y no me perdía ni un capítulo; y el que trabajaba en la radio del pueblo, además de listo, estaba un rato bien.
2. Los Simpson: es verdad que cada capítulo lo han hecho ya tropecientas veces, y el chorra de Homer a veces me pone negra, pero tengo debilidad por estos garabatos.
3. Fragel Rock: uff, ya sé que esto es del año de la picor pero es que me lo pasaba pipa con estos muñecos y sus historias un tanto estrafalarias (me tengo que actualizar un poco...)
4. Aquí no hay quien viva: aquí coincido con Dusch, esta serie de personajes casi surrealistas me ha tenido muy pero que muy enganchada.


Platos favoritos:
(me está entrando un hambre sólo de pensar...)

1. Ensaladas: cualquier ensalada con todo tipo de productos de huerta, semillas de girasol o calabaza, un poco de queso fresco, y aliñada con aceite de oliva y vinagre balsámico de módena...mmm, me pirra lo verde y no tan verde.
2. Salmón: tanto fresco como ahumado, ya, un pelín caro, pero me chifla hasta el punto que del ahumado no puedo tener en casa; la última vez que compré me acabé el paquete de una sentada y me sentó como un tiro, claro.
3. Empanadillas: en principio de cualquier tipo, pero sobre todo las de espinacas con piñones, recién salidas del horno, jo qué buenas.
4. Revueltos y tortillas: los y las de verduras de todas clases, sobre todo champiñones, setas de cardo, calabacín, cebolla, con gambitas, trocitos de jamón,... menos la de patata, que no puedo con ella.


Sitios de internet que visito a diario:
(ésta es fácil, y me temo que no voy a ser muy original, la verdad...)

1. Mi cuenta de correo "seria".
2. Este blog, claro, desde que existe.
3. Todos los blogs que aparecen enlazados a esta página y algunos más (lo reconozco, esto se está transformando en una adicción)
4. El hotmail, mi otra cuenta de correo no tan seria.


Lugares donde me gustaría estar ahora:
(menos mal que éste es el último)

1. Pues aquí la verdad que estoy estupendamente, con un cafecito humeante, un cigarrito, mientras fuera hace un viento gélido y huracanado y encima llueve (brrrrr...).
2. En cualquier lugar soleado (por lo de antes, claro).
3. En la terraza de algún café en París, si cada café no costara 5 euros, claro, o yo fuera millonaria, o alguien me lo pagara...
4. Aquí voy a caer en el tópico, qué le vamos a hacer: acurrucada en la cama junto a alguien que se prestara de buen grado (y no me refiero ni a mi madre ni a algunas amigas)... Debo reconocer que a veces lo echo de menos.


Bueno, parece que ya está. La verdad que me ha costado un rato de hacer porque para lo de las listas de este tipo soy terrible: o bien me bloqueo totalmente y no sé qué poner o se me ocurren demasiadas cosas y no sé cuáles elegir.

Y ahora toca nombrar a los afortunados que me van a suceder en este meme... trrrrrrrrrr (redoble de tambores).... y las elegidas son....: Candela y Déjà vie y lo voy a dejar ahí porque como Antígona es aún novata en esto de los blogs tampoco es cuestión de abusar.


Y bueno, por mi parte me despido y veremos a ver si Antígona me deja aparecer alguna otra vez... la cascarrabias ésa...


17 comentarios:

Candela dijo...

ok!!! memé recibido!!!! Me pongo a ello en cuanto tenga un ratito! Gracias por pensar en mí!

susurro dijo...

Interesantes respuestas. Me alegro de haberte leído y así, descubierto un poquito más. Un besito

Duschgel dijo...

¡Genial! ¡Y qué rapidez! Jo, pero qué sucesoras tan aplicadas que tengo, y eso que nadie nos paga, como dice el Veí ;P

Es verdad: Los Simpson, Malcom (¿cómo se me ha podido olvidar?), Futurama, y mejor dejo de pensar en más.

Gracias a ti y a Antígona. A ti por la dedicación al meme y a Antígona por su condescendencia (seguro que no es tan cascarrabias...).

Déjà vie dijo...

a si q quieres guerra, eh!!! pos guerra tendras, ja ja ja XDDD
au-pair como yo!! aun q no sere tan aplicada q tngo q pensarmelo un poco en unos dias te lo hago.
bsitos.

Antígona dijo...

Candela: gracias a ti por recoger el testigo... a ver lo que nos cuentas!

Susurro: Yo mañana me paso por tu blog para ver las tuyas, si sigo ahora mirando blogs me cortocircuito;-)

Dusch: Pues porque m'has pillao con el día tonto que si no... pero ya no pienso escribir un post en un mes o dos, me voy de vacaciones a las Bahamas ...;P (ya quisiera yo ya...)
Y gracias a ti por hacerme sucesora del meme, que al final me lo he pasado un rato bien escribiéndolo, la verdad. Antígona que se chinche, seguro que ahora hasta le da envidia...

Déjà: dona, tanto como la guerra, a ver si de aquí va a salir alguien mal parao... tu por si acaso dispara flojito.

Y así que fuiste compañera de desgracias en lo de aupair? Uff, si yo te contara... qué mal rollo tú, creo que en dos meses llegué a estar con tres familias diferentes, y a cada cual peor. Pero qué inocente es la juventud!

Candela dijo...

Memé realizado!!!! besitos!

Antígona dijo...

Gracias por coger el testigo, ahora voy a verte!

El veí de dalt dijo...

Vaya Antigona! Recalo en tu tragedia griega de la mano de Dugshel, que veo que también té tocó con su gel de ducha. En fin, que ya empiezas a padecer el Mal de Montano, o sea, el de la blogosfera. No he visto la peli que tanto recomiendas (¿es pecado?), en cambio, sí todas las de Wody Allen. Celebro concerte y ver que he utilizado el mismo cuadro de "Los amantes" de un post tuyo en uno mío reciente(y no lo sabía!). Nos leemos.

Antígona dijo...

Hola, veí de dalt! Pues sí, hemos sido compañeros de sucesión de meme gracias a Dusch, y en efecto, el Mal de la Blogosfera hace unas semanas que se ha apoderado de mí. Me alegro de que coincidamos tanto en las pelis de Woody Allen como en los gustos pictóricos... y que conste que yo tampoco sabía que habías utilizado el mismo cuadro de Magritte! Y eso que me he pasado más de una vez por tu blog, pero es que soy un poco despistada. Eh...¿cuál es la peli que recomiendo tanto? ¿El desencanto? Pues si no las has visto, claro que es pecado, y no venial, además! ;P
Encantada yo también de conocerte!

Esceptico dijo...

Tienes pagado un café. En París.

Antígona dijo...

Gracias por el café. Que allí van caros... Ahora, que primero habrá que ir a París :-)

Esceptico dijo...

Deben ir caros. Desorbitadamente caros, si sólo puedo aspirar a una caja de pañuelos de celulosa...

Pero da igual. Larguémonos.

Joan.

Antígona dijo...

Nadie ha dicho que sólo puedas aspirar a una caja de pañuelos de celulosa. Tus aspiraciones son libres, y cuanto mayores sean, tanto más podrás tal vez conseguir. ¿No crees? ;-)

¿Tienes ya tu billete?

Un beso, escéptico Joan

Esceptico dijo...

Mira que soy un soñador... Y las aspiraciones de los soñadores pueden alcanzar rincones desconocidos del Universo. (Incluso del Universo más cercano y familiar).

Joan.

PD. Hará cuarenta y tres años que tengo un billete guardado bajo la almohada.

Antígona dijo...

Nada mejor que soñar, escéptico Joan. Y si tus aspiraciones te llevan a lugares desconocidos del Universo, sólo tienes que llevar cuidado de no perderte, que también en lo cercano y familiar puede perderse uno.

Un beso

PD. ¿Y qué esperas para utilizarlo?

Esceptico dijo...

Ciertamente no somos nada sin sueños. Quizá, a lo sumo, árboles móviles.

Y ¿qué tiene de malo perderse, cerrar los ojos, navegar por una piel desconocida, husmear por los nuevos poros que se ofrecen como gardenias, y al abrirlos, de nuevo y desconcertado, ignorar el paradero?

Joan.

PD. A que llegue el momento, claro.

Antígona dijo...

Tienes razón, escéptico Joan, no tiene nada de malo perderse, pero sólo si uno puede después encontrarse de nuevo, si no a sí mismo, sí a la parte de sí mismo que anda buscando.

Un beso.

PD. Pues sólo puedo desearte que llegue pronto. No te vaya a caducar el billete ;-)