jueves, 2 de agosto de 2007

Poder fálico


"Perra asquerosa (nasty bitch) se restriega por su sofá deseando que fuera una polla"

"¡¡Rebentada por dos pollas!!" (sí, re"b"entanda, no reventada)

"Guarrillas putas en medio de una fiesta de dildos"

"A la cerda le rompen el culo"

"Francesca es una golfa caliente que ama que le den sexo fuerte y sin miramientos"

"A la rubia la parten en dos"


(Selección de frases que describen el contenido de vídeos porno gratuitos ofrecidos en páginas web fácilmente accesibles a cualquiera que desee disfrutar de esta forma de "entretenimiento")


**************


Quien se presenta con el nombre de Antígona se quiere ante todo persona y luego mujer. Tal vez por ello su relación con el término feminismo no ha dejado nunca de ser hasta cierto punto ambivalente. Que nadie me malinterprete. Estoy tan orgullosa como cualquier mujer de los grandes logros de aquellos movimientos feministas gracias a los cuales hoy día podemos acceder a campos que hasta hace muy poco fueron privilegio exclusivo de los varones. Pero no dejo de mirar con cierto recelo a quienes en nombre del feminismo alzan proclamas dudosas y plantean conceptos de la feminidad o formas de entender las relaciones entre sexos que me cuesta compartir.

Sin embargo, me parece que todavía hay muchos terrenos en los que la mujer debe seguir combatiendo para superar su tradicional posición de inferioridad y sometimiento al hombre. Son demasiados siglos a nuestras espaldas de subordinación y obediencia a la autoridad y poder masculinos como para que en apenas cien años de historia quepa considerar abolidas todas las formas, más o menos sutiles, en que la mujer sigue sufriendo algún tipo de discriminación o se ve valorada y comprendida en función de parámetros netamente masculinos.

Pese a que decir que las sociedades occidentales siguen siendo intrínsecamente machistas podría ser una afirmación injusta, sí pienso que hay un ámbito donde se refleja claramente y de manera sintomática un deseo de dominio del hombre sobre la mujer que se contrapone a toda posible relación igualitaria entre ambos. Me refiero, como habréis podido sospechar a partir de las frases que encabezan este post, a la pornografía.

He dicho dominio, en efecto. Porque es voluntad de sometimiento lo que yo, personalmente, percibo en la imagen que la industria pornográfica ofrece de las relaciones sexuales entre hombre y mujer. Voluntad de que la mujer se someta al poder del falo y reconozca que es allí donde encuentra su mayor fuente de placer. Voluntad de que el deseo masculino se oriente hacia la dominación de una mujer convertida tanto más en objeto de deseo cuanto más se pliega a ese poder fálico.

No hace falta discutir que la industria del porno está producida esencialmente por hombres y destinada principalmente a hombres. Lo que en ella se fomenta es, por tanto, una imagen de la sexualidad dirigida a satisfacer las fantasías masculinas. No puede extrañar entonces que este producto de consumo casi exclusivamente masculino explote aquello que, supuestamente, excita a los hombres y no necesariamente a las mujeres. Ello explicaría, por ejemplo, que las felaciones sean mucho más habituales en el cine porno que los cunnilingus. Pero al margen de esto, pienso que lo que revela ese deseo de dominio introducido en el imaginario masculino creado y propagado por el porno es más una cuestión de formas que de contenido. Algunos de los rasgos clásicos del cine porno donde, a mi juicio, se haría patente esa actitud machista hacia la mujer podrían ser los siguientes:

- En las felaciones el hombre se sitúa generalmente de pie y la mujer arrodillada; otro tipo de posturas son infrecuentes. Me parece importante destacar la actitud de adoración que, desde esa posición inferior, las actrices porno suelen mostrar por los enormes miembros de los actores.


- Un tópico tremendamente explotado en los vídeos porno es el que presenta a la mujer a cuatro patas siendo penetrada vaginal o analmente mientras practica una felación a otro u otros hombres; prácticamente inmovilizada, son ellos los que se dirigen a ella e introducen sus penes en su boca.

- El momento de la eyaculación es crucial en toda película porno, y la mujer pornográfica recibe con regocijo el semen del varón tanto en su boca, en sus pechos, como incluso en pleno rostro.

- "Tragátelo todo, hasta la última gota" es también una demanda o incluso exigencia del hombre hacia la mujer bastante habitual en los relatos pornográficos.

- Las actrices porno gimen y gritan aparatosamente mientras los hombres apenas hacen manifestación alguna de su placer. Este hecho me parece especialmente significativo: el hombre no suele mostrar en ningún momento una actitud de entrega y abandono, y siempre parece tener el control de la situación. Resulta extraño que en un medio consumido fundamentalmente por hombres no se resalte el placer masculino sino el femenino, como si el placer que obtiene el hombre proviniera, simbólicamente, de su capacidad para hacer gozar a la mujer, subyugada ante su enorme miembro.

- La mujer es sistemáticamente el objeto pasivo de la relación. Nunca la vemos exclamar, por ejemplo, "te voy a follar", sino cosas tales como "sí, sí, sí" -expresión evidente de aceptación y reafirmación de lo que le está sucediendo- o "fóllame", expresiones que ya desde un punto de vista meramente gramatical sitúan al varón en el papel activo de la relación.

Más allá de todos estos tópicos, cuya enumeración podría ser interminable, el listado de frases que inicia este post nos conduce a un terreno mucho más delicado y peligroso: en él se ponen de manifiesto actitudes indudablemente vejatorias y denigrantes para la mujer, puesto que aquélla que disfruta con el sexo es descalificada e insultada con términos tales como "golfa", "guarra", "cerda", "puta" u otras lindezas similares. Y en frases como esas se evidencia igualmente un componente de agresividad y violencia, a la vez que de sumisión a ellas por parte de la mujer que, por lo visto, según la imagen que se desprende del porno, excitaría y despertaría los más elementales instintos del género masculino: "romper el culo", "ser reventada" o "ser partida en dos" son expresiones extremadamente agresivas para aludir a lo que sucede en el cuerpo de una mujer cuando es penetrada por un hombre, si bien esa violencia sería no sólo aceptada sino deseada y disfrutada por una mujer que, en el imaginario pornográfico masculino, goza siendo "rota", "reventada" o "partida en dos".




Habrá quien diga que la pornografía es un medio de entretenimiento que no tiene por qué afectar a las relaciones sexuales que se desarrollan en el plano de la vida real. Que cualquier espectador inteligente sabrá distinguir entre la fantasía y la realidad. Pero si tenemos en cuenta que el deseo humano es fundamentalmente un deseo social y culturalmente inducido, me resulta difícil creer que un medio tan extendido y fácilmente accesible como la pornografía no esté influyendo tanto en la construcción del deseo masculino como incluso, de manera derivada, en la del femenino. Pues con independencia de la reivindicación feminista que podría contener este post, creo que dicha construcción tiene en el fondo consecuencias tan negativas para el hombre como para la mujer. Porque también el hombre es víctima de una representación que, al convertirlo en sujeto de poder y macho omnipotente, éste habrá de experimentar en ocasiones, con toda probabilidad, como un lastre y una coerción a su sexualidad.

Señoras y señores, pese a que las altas temperaturas veraniegas no invitan precisamente al calor de la polémica y muchos están ausentes por vacaciones, no se corten, por favor, y opinen.


Hace un par de meses AnA dentro de su gAtA escribió un post a propósito de la pornografía realizada por mujeres que generó en sus comentarios un intenso debate en torno al tema. Días atrás huelladeperro citaba en un post un texto sobre el falocentrismo. La redacción de este post viene en parte motivada por ambos.


36 comentarios:

Anónimo dijo...

Un post trepidante. Se me ha hecho hasta corto de tan fluido y convincente. Comparto lo que dices en esencia,pero sacas demasiadas conclusiones de alcance general que no sé si lo tienen o no.

Te contesté a lo de la belleza en el foro donde me preguntaste.

Antígona dijo...

Anda, JJ, pues discúteme, que para eso está hecho el post. Entiende por otra parte que la pretensión ha sido destacar un determinado aspecto del porno y que para ello hacía falta cierta dosis de exageración. Por eso matizaré aquí que no pienso, por supuesto, que TODO producto pornográfico quede reflejado en lo que digo.

Y por supuesto, lo que menos desearía es que este post se entendiera como un ataque al género masculino en cuanto consumidor de porno. El ataque es contra cierta imagen de la relación hombre-mujer que aparece en gran cantidad de productos pornográficos y con la que, doy por sentado, NO TODOS sus usuarios, ni muchísimo menos, se identifican o aceptan. Sé de muchos hombres a los que frases como las que encabezan el post les repugnan tanto como a cualquier mujer.

Luego le echo un vistazo a lo del tema de la belleza ;)

¡Un beso!

Escéptico dijo...

Ahora, tras leer tu matización al mensaje del anónimo, debo decirte que comparto del todo tu opinión. Como no voy a ponerme con lo de "dar cera, pulir cera", sólo diré que yo, como consumidor de porno y practicador de sexo considero un enorme placer el goce de mi amante, siendo incluso mi principal fuente de excitación.

En fin, que no te sirvo para la polémica que querías crear. Quizá en otra ocasión.

Marc dijo...

Pues creo que sí, que básicamente es así, como dices; aunque he oído que salen nuevos productos (o creadores/as) más adaptados al publico femenino o a gentes con otras sensibilidades.

El mundo del cine porno, entiendo, que no es aplicable a la vida real y que sus prácticas no serían satisfactorias para la mayoría de las personas; pero dicho esto, tengo que reconocer que si que influye y hay un tendencia a imitar, al menos, lo roles.

Yo, personalmente, no me gusta la sumisión de la mujer, ni en este aspecto ni en otros de la vida. Prefiero las mujeres activas, con iniciativa, inteligentes y que no necesitan que nadie las diga lo que les debería de gustar, ni como. Y pienso esto, porque creo que el sexo femenino puede aportar muchas cosas y enriquecernos mucho también en el terreno sexual.

Seguramante, exige un cambio de mentalidad para ambos sexos, pero estoy convencido que el día que lo descubra (estoy pensando en el hombre) preferirá este sexo de placer compartido y más igualitario.

En fin, que me alegra que hagáis estos post porque pienso que vuestra liberación es la nuestra.

Besos, y a disfrutad del sexo;)

NoSurrender dijo...

Yo estoy en el mismo equipo que escéptico; no me excita el maltrato ni la sensación de dominación humillante, sino todo lo contrario. Como bien dices tú misma, no creo que todo el negocio del porno se base en esa fantasía de poder fálico y un ejemplo sería la gran profusión de escenas lésbicas en este tipo de cine, donde ni siquiera aparece falo alguno.

Estas películas, al menos las que podríamos considerar como “estándar” (producciones de marca con gran distribución, las que se pueden ver en las televisiones de pago), se caracterizan más por la heterogeneidad de las fantasías que explota. Así, cualquiera de esas películas estándar tiene casi siempre unas cinco escenas de sexo bien diferenciadas: sexo en pareja establecida, sexo ocasional con desconocido/a, trío con dos hombres, trío con dos mujeres y lésbico. ¿Por qué se producen así? Pues creo que precisamente porque el campo de la fantasía sexual masculina es más amplío que el que ha llamado tu atención, gracias a Dios.

Por lo que respecta a ese mundo concreto que denuncias estoy completamente de acuerdo contigo, Antígona.

Un beso.

koolauleproso dijo...

Creo que este género tan desaprovechado, sólo podrá levantar cabeza, si proliferan mujeres directoras que aporten un punto de vista femenino al mismo.
Como has leído mi larguísima entrada "autobiográfica" sabes que mis gustos están muy lejos de la prepotencia machista que tan acertadamente describes y que, efectivamente, caracteriza al llamado "género azul". A pesar de que por sus características fisiológicas, y psicológicas, la mujer ha permanecido apartada del porno, a no ser como actriz u objeto, creo(más bien espero anhelantemente) que la evolución de los acontecimientos, la lleve a cobrar un papel cada vez más "ejecutivo", en este campo como en casi todos los demás. Sólo la mujer puede salvar al porno del marasmo creativo en que se encuentra, y hacerle recuperar el estimulante tono provocador y perturbador de sus inicios.

En fin, te darás cuenta de que mi tendencia a divagar en largas parrafadas es insuperable por mi parte. Pido perdón por el rollazo inaguantable

Antígona dijo...

Escéptico, mi intención no era crear ninguna polémica gratuita, sino simplemente averiguar si esa percepción del porno, o de un sector muy extendido y difundido del porno, que yo tengo era una percepción más o menos común y compartida. Me alegra que sí lo sea.

Por otra parte, para mí la cuestión tal vez a discutir no es la de si se obtiene placer contemplando el placer de otro, sino si en la imagen que el porno ofrece hay una cierta tendencia a hacer depender el placer femenino del deseo de dominación machista. Me llama la atención que sea precisamente en la caracterización de las escenas lésbicas o de masturbación femenina donde proliferan calificativos despreciativos y peyorativos hacia la mujer, como si el placer de una mujer hubiera de depender del hombre. Insisto, no en todo el porno se dan este tipo de asociaciones, pero me parece que su existencia no puede negarse.

¡Un beso!

---------

Marc, es cierto que existen estos nuevos productos, aunque no estoy muy al tanto de los "avances" en esta materia. Sólo espero que, como ha pasado en otros ámbitos, la mujer no caiga en el error de simplemente darle la vuelta a la tortilla en lugar de cuestionar, por ejemplo, en cómo se ha hecho el porno hasta ahora o cuáles eran sus presupuestos.

También a mí me parece que influye e incluso puede llegar a condicionar nuestro comportamiento sexual. Es sabido que los niños y los adolescentes se manejan perfectamente por la red y todas las frases que he colgado están en sitios de porno gratuito. Me parece lamentable que ésta pueda ser la primera impresión de un adolescente curioso que se acerca al mundo del sexo. Pero tampoco los adultos estamos libres de esa influencia, del mismo modo que no lo estamos de la influencia de la publicidad o de otros medios de comunicación, por ejemplo.

Suele decirse que la sexualidad masculina y la femenina son diferentes. Puede que en ello haya un componente biológico pero obviamente también hay un componente netamente cultural. Y, como dices, también me parece que el modo en que las mujeres viven la sexualidad presenta aspectos que pueden enriquecer a los hombres. Pienso que el hombre que se ciña al patrón ofrecido por el porno se está perdiendo aspectos fundamentales de la sexualidad en general. Y como he dicho en el post, que también para él esos patrones pueden convertirse en una jaula que le impida sentirse cómodo en su propia sexualidad.

¡Un beso y a disfrutar :)!

---------

NoSurrender, francamente me alegra que todos los que os pasáis por aquí os posicionéis también en contra de esta representación vejatoria para la mujer. El tema del porno lésbico merecería una atención aparte, claro. Sin embargo, me parece que tampoco está exento en muchos casos de los componentes que señalo en el post, fundamentalmente cuando empiezan a entrar en juego enormes consoladores. Parece como si el falo y su poder no fueran tan fácilmente eliminables.

Estoy de acuerdo contigo en que el campo de las fantasías sexuales, tanto masculinas como femeninas, excede con mucho los aspectos que he resaltado en el post. Debo reconocer que no he visto ninguna película porno completa, ni tampoco ninguno de los grandes clásicos de este género. En mi análisis me he ceñido más a lo que se encuentra por la red. De todos modos, más allá de la cuestión puramente femenina o feminista, pienso que el porno en general es muy limitado y ofrece una imagen vacía y distorsionada del sexo, que sólo se centra en la faceta puramente "cárnica" y mecánica del asunto. Que está presente en toda relación sexual, eso es innegable, pero junto a otras muchas cosas que el porno obvia. El problema sería tal vez que andamos escasos de otros referentes menos limitados y de tan amplia difusión como éste.

Mi denuncia más clara se dirige a lo que designas como un "mundo concreto", que entiendo sería aquél que más agresivamente trata a la mujer. Pero otros de los elementos que menciono creo que están presentes en la gran mayoría de productos de este género. Claro, que aquí me ciño a lo que he visto y a lo que ha llamado mi atención, y dado que no he visto mucho, puedo estar equivocada.

¡Un beso!

--------

Koolauleproso, me parece que lo que dices es muy acertado y después de tu opinión y de la de Marc creo que indagaré un poco más en lo que por parte de las mujeres se está haciendo.

Es verdad que la mujer ha permanecido apartada del porno, bien sea por la educación que ha recibido -y fundamentalmente la religiosa de este país, represiva para ambos sexos, lo ha sido especialmente para la mujer- o porque si ha accedido a él no se ha sentido identificada en el modo de representar la sexualidad. Desconozco también los inicios del porno, pero he leído que éste se pensó como un factor de liberación sexual. Y eso, a mi juicio, sólo puede darse cuando también al hombre se le libere totalmente de ciertos prejuicios que aún puede arrastrar después de tantos siglos -toda la historia, si cabe- de machismo.

Y por favor, nada de pedir perdón. Aquí la primera que lanza rollos inaguantables y no tiene medida soy yo :)

¡Un beso!

Anónimo dijo...

Yo sólo consumí porno entre los 15 y los 20, y más bien poco... No le ponía voz, además!!!

El problema de lo que dices es que hay hombres y mujeres a los que repugna ese lenguaje, pero también hay mujeres (no sólo hombres) a las que no les repugna.

Yo muchas veces digo que algunas de las personas más machistas son mujeres... En fin, que me voy del tema...

A mí una vez me dio por curiosear el mundo swinger, y esto también es salirse del tema. No veas la cantidad de esquemas preconcebidos -de prejuicios- que se me desmontaron con ello... También te digo que detrás de la curiosidad no suele haber nada... Pero me alegro de haber conocido cosas tan distantes de mi mundo y haber abierto la mente incluso para saber lo poco que hay más allá. Un día te cuento mi impresión sobre sexo, libertad, deseo y empuje en torno a lo que allí vi.

Antígona dijo...

Es cierto, JJ, hay mujeres a las que no les repugna sino que incluso les excita, pero francamente, es un tema sobre el que no me atrevo a opinar porque me resulta difícil ponerme en su lugar. Me pregunto simplemente si no se puede tratar de una interiorización aproblemática de cierto papel asignado. En cualquier caso, eso sería lo que sucede con las mujeres machistas, que son también el resultado de una larga tradición machista y de aceptación de la superioridad del varón sobre la mujer.

Entiendo por otra parte que la dialéctica dominación-sumisión puede convertirse en un juego, que no necesariamente esconde algo perverso. El problema que yo veo en ella es cuando los roles de dominador y sumiso no son intercambiables, o cuando los roles no han sido elegidos en libertad, sino impuestos y aceptados de manera acrítica.

Acabo de curiosear yo también por la red para enterarme de qué es eso del swinger y, qué quieres que te diga, cada cual es muy dueño de vivir su sexualidad de la manera que mejor le parezca siempre y cuando con ello no coarte la libertad de los demás y se atenga a un mínimo de normas de respeto que pueden ser, obviamente, muy flexibles.

¡Otro beso!

Anónimo dijo...

será un comentario banal?
Parece que es cuestión de modas,o de inercia:
Un director de cine porno inició esa moda, con la secuencia habitual, magreo a una teta, bajada al coño, fellatio, follada, enculada y finalmente eyaculación en la cara con relamimiento de la mujer. Y bueno, todos han seguido esa línea.
Por qué, me digo yo, no tendrán derecho los pobres consumidores de porno a sexo filmado entre expertos tántricos?

El veí de dalt dijo...

Buf! Porno...Entiendo que no hay que ver mucho (en muchos canales de TV ya lo dan y haciendo zapping siempre das con uno) para llegar a tus conclusiones; plenamente acertadas. Un gran negocio, sí. De hombres (y mujeres; ellas: las actrices), para hombres. Somos así: nos excitan según queé secuencias, que posturas, qué hábitos, ... las "guarradas" en si. ¿Es grave? No. Otra cosa es que te alguien se crea que un peli porno es la vida real. Y quiera relacionarse con las mujeres com tal aaprecen. ¡Por favor! (Alguién habra, claro; pena me dan). Pero si lo mejor en el sexo és la complicidad y dar gusto al otro/a mientras a ti te lo dan!

AnA dijo...

Antígona menudo post..yo me rindo a tus pies.
Creo que el consumo de porno no es malo ni bueno(lo dejo aquí porque se dan tantas posibilidades...) pero educarse en la materia sexual a través del porno clásico,(como le ha ocurrido a muchas generaciones de hombres) explica muchas cosas(y no me tomes muy en serio que es muy tarde, pero seguro que me entiendes ;) )
Primero que haya tantas mujeres insatisfechas y hombres tristes y viceversa.
Que nosotras nos hayamos pasado al tuppersex,consumamos más dildos y otros aparatos de placer.

Que debido a que los consumidores de porno ven 10 felaciones por cada cunnilingus es razonable que esta última práctica, que tanto placer nos da a nosotras,no esté lo suficentemente extendida o en su defecto perfeccionada.

Que nos guste montárnoslo entre nosotras sin que ellos se enteren.

Que nos gusten ellos muchísimo cuando gritan, se regocijan en el placer, confiesan sus puntos g, y cuando entrelazan sus dedos con los nuestros mientras bajan a la Zona Cero.

Les aconsejaría que por favor linkearan el cunnilingus norcoreano en mi blog. Les ayudará a enender lo que les digo.

Sólo me queda por decir que:
Las mujeres no tenemos problemas de mujeres.Es la sociedad la que tiene y la que genera problemas que nos afectan mayoritariamente a nosotras.Y el porno, como negocio, es uno de ellos. Porque este negocio igual que la prostitución,se desarrolla en condiciones de explotación.Podríamos mirar datos sobre la posición de hombres y mujeres en la industria del porno,estoy segura de que ellos controlan el capital,las redes de distribución y se quedan con la mayor parte del beneficio y de que ellas son mayoritariamente empleadas, actrices,en un número significativamente superior al de ellos.
Y qué hacemos Anti? Si luego las niñas y no tan niñas se tatúan conejitos de playboy o compran el merchandising hortera de la marca, o elevan a categoría de heroína a una subnormal como la Paris Hilton?
O todas las de gran hermano a la semana de ser expulsadas son portada de interviú?
O cómo entender que unos padres regalen a sus hijas operaciones de aumento de pecho al cumplir la mayoría d edad?

El porno aburre y destiñe.A mí a veces me pone pero la mayoría me repele. Demasiado explícito.Porque creo que el sexo es un cuarto oscuro en el que los amantes entran con una linterna a descubrirse en secreto y entre susurros.
Y el porno es una verbena triste, sin orquesta.
Bueno..menudo rollo que he soltao!
Besos Preciosa!

EL MARTIN PECADOR dijo...

Hola hola hola Colérica Antíigona. El placer de entrar en tu blog y entregarse a la lectura de tus textos hasta el climax ....
Me ha gustado tu post ... El Martín Pecvador No quiere opinar, sólo dice El Pecador que el porno se queda corto en ocasiones, por no hacerse con la poesía, la dulzura, la magia, la confianza y el complot que el sexo traslada para convertirnos en una sóla sombra en movimiento.
Seguiré tus pasos.
El Martín Pecador te saluda.
Buen día.

K dijo...

Te van a subir las visitas como la espuma con esas frases! Has subido muchos enteros en Google... :)

Empezaré aclarando que no me considero feminista. Si acaso, humanista. Detesto la división del mundo en géneros y el concepto mismo de "lucha de sexos" me pone los pelos de punta.

Creo que vivimos en un mundo en el que el aumento progresivo del poder y la influencia de las mujeres en todos los ámbitos ha dejado a los hombres desconcertados con respecto a su virilidad e indecisos en cuanto al papel que juegan en la sociedad. El viejo rol del hombre como protector y sostén social, familiar, económico, se ha desintegrado en las últimas décadas y ese tipo de fantasías, que yo veo inofensivas (al menos hablando en general), sirven tan solo para apuntalar un poco esa masculinidad menoscabada, tienen una utilidad más bien psicológica de refuerzo o consuelo.

Tengo amigos que reconocen utilizar pornografía y normalmente no observo en ellos tendencias de dominación ni un machismo especialmente desarrollado; tampoco una confusión entre lo que es o debe ser el buen sexo con una mujer y lo que se ve en esas pantallas.

Algunos hombres consiguen la excitación sexual a través del sentido de la vista, huyendo de la sutileza de la sugerencia, buscando lo explícito, a veces lo soez, sin que esto signifique más de lo que es: una forma simple, directa y rápida (sobre todo rápida) de encontrar la excitación, la erección y una satisfacción sexual individual y estrictamente efímera.

Tal como yo lo veo, el deseo de dominio no ha sido introducido ni creado por el porno, sino más bien al revés: el porno es el último reducto sin complejos de ese deseo que ya apenas tiene posibilidades de ser llevado a la práctica (en Occidente y en condiciones de salud).

Socialmente, la relación con el sexo es diferente en cada género (y eso es algo que alguien debería explicarme, porque no lo entiendo). En mi pueblo, por ejemplo, hay, si no me equivoco, tres locales de alterne, es decir, tres bares de putas. Y ninguno para mujeres. Esa búsqueda del sexo fácil, sexo como escape o desahogo, a cambio de dinero, sin ningún tipo de compromiso o complicación sentimental, es terreno exclusivo de los hombres, aunque lo ejerciten a escondidas y después digan "yo esto no lo hago". No sé por qué es así, supongo que habrá razones culturales, de costumbres, sociales o incluso psicológicas. Y el porno no es más que otra manifestación de esta misma circunstancia.

Antígona dijo...

¿Modas o inercia? JJ, me parece que las cosas no son por lo general tan inocentes, pero es verdad que tengo cierta tendencia a practicar la "filosofía de la sospecha" no siempre acertada.

En cuanto al sexo filmado entre expertos tántricos, me parece una idea genial, podrías proponerla a algún productor de pelis porno :P Supongo que aquí la cuestión reside en que el porno es una industria que mueve mucho dinero y las preguntas que se me plantean al respecto son más o menos las mismas que me suscita la televisión basura. ¿Se ofrece determinado porno porque se supone que es lo que el público demanda, o hay una demanda de determinados productos porque no hay otra oferta efectiva? Estaría bien que hubiera películas con sexo explícito donde la manera de representarlo constituyera una alternativa al porno.

¡Besos!

---------

Veí, me gusta la sinceridad con la que te expresas. Sólo que el "somos así" me genera mis dudas. ¿Somos así o nos han hecho así? ¿Es imposible que nos excitemos con otras cosas, de otra manera? Por lo demás, es importante la distinción entre que señalas entre fantasía y realidad. Otra cosa es que el inconsciente no nos engañe cuando creemos estar controlando perfectamente esa distinción de planos. Y yo me temo que no son pocos los que los entremezclan, para desgracia de ellos y de las mujeres con las que se lían.

¡Un beso!

---------

Anita, tú sí que me tienes rendida. No puedo estar más de acuerdo en todas y cada una de las cosas que señalas. Y en efecto, estoy convencida de que el porno tiene un valor "educativo" como lo tiene la televisión, lo pretenda o no. No somos inmunes a las representaciones que se nos ofrecen, que suelen tener un alcance constitutivo mucho más amplio de lo que somos capaces de entrever. Por suerte, los humanos también tenemos capacidad de crítica, de poner en cuestión aquellos parámetros en los que hemos sido educados y, cuando hace falta, de liberarnos de ellos o al menos de intentarlo.

Entré un día en el link del cunnilingus norcoreano y me impactó tanto como me agradó.

El tema del porno como negocio, dedicado, como cualquier otro, al logro de beneficios económicos, merecería desde luego un post aparte. Habría que analizar detenidamente el hecho de que el porno sea un fenómeno dentro de un mundo capitalista y capitalizado, y por tanto, no ajeno a la lógica que impera en el terreno económico.

Comparto también plenamente tu descripción del sexo. Lo explícito acaba destruyendo toda la gracia, todo el misterio. Banalizando y trivializando todo el potencial que se esconde en la relación física entre dos personas. Aplanando toda la riqueza que puede albergar y que no se deja apresar en la representación del puro hecho fisiológico y mecánico. Me quedo antes con el erotismo, que sabe jugar mucho mejor la baza de la sugerencia y de la imaginación del espectador.

Verbena triste y sin orquesta, sí, aunque excesivamente ruidosa.

Suelta tantos rollos como quieras, guapa, que aquí son siempre bien recibidos y tremendamente apreciados.

¡Un beso enorme!

---------

Hola, Martin Pecador, espero que no vengas aquí en busca de rendención porque la cólera no es apta para ello ;)

Bromas aparte, Antígona tiene poco de colérica, le dejaremos la cólera a Aquiles, que le va mejor. Te agradezco tus palabras y aunque no hayas querido opinar, agradezco igualmente tu aportación, que comparto. Como decía antes, el porno es un producto bastante limitado y se deja fuera componentes esenciales del sexo. Tal vez tampoco pueda reprochársele esto, dado que posiblemente nunca se planteó ser una representación completa de la sexualidad humana. Pero hay que ser consciente de sus limitaciones.

Date por saludado igualmente, y vuelve cuando quieras. En esta casa serás siempre bienvenido.

¡Un beso!

Antígona dijo...

Caray, K, pues todavía no he controlado el número de visitas, pero ¡espero no aparecer en el google precisamente por esas frases!

Planteas una visión un tanto diferente del porno que, sin embargo, en algunos aspectos, no me parece incompatible con el sentido del post y que en otros coincide con cosas que pienso pero que no han sido expresadas en él.

Como he dicho al principio, tampoco yo me considero feminista pero sí creo que veinticinco siglos, como poco, de consideración de la mujer como un ser inferior al hombre, o incluso a mitad de camino entre la animalidad y la humanidad, no pueden borrarse de un plumazo ni es posible que no hayan dejado un poso profundo en la conciencia colectiva incluso cuando se ha llegado al punto de desechar esas ideas. Mi madre, sin ir más lejos, es machista y piensa que son las mujeres las que deben ocuparse de los asuntos domésticos, trabajen fuera de casa o no. Y muchas niñas siguen quejándose hoy día de que a ellas las obligan a colaborar en las tareas domésticas y a sus hermanos no. En este sentido, me parece que aún queda mucho camino por recorrer para eliminar formas de pensamiento tan profundamente arraigadas y que tanto las mujeres como los hombres debemos hacer algo al respecto.

También he pensado en ocasiones que el porno puede ser el último reducto donde los hombres que aún desean sentir ese poder que en su día tuvieron, pese a todos esos cambios a los que aludes e incluso contando con su aceptación gustosa de ellos, se consuelan de la pérdida de su posición hegemónica y se refugian en ese tipo de fantasías. Pero a diferencia de ti el porno no me parece tan inofensivo, como no me lo parece ninguna forma de representación que en un momento dado se imponga sobre otras. Y esto lo digo tanto desde el punto de vista de la mujer como del del hombre. Y sí he conocido, lamentablemente, a algún individuo al que se notaba que su única idea de lo que el sexo podía ser provenía del mundo del porno. Me parece preocupante además que según las estadísticas más del 70% de las mujeres hayan fingido alguna vez un orgasmo. Algo va mal en las relaciones entre sexos cuando las mujeres fingen un placer que no sienten.

En cuanto a lo que excita a los hombres o a algunos hombres o a algunas mujeres, me remito de nuevo a la pregunta que le planteaba al veí: ¿por qué nos excita lo que nos excita? ¿hay algo natural en ello o se trata más bien de una cuestión cultural o aprendida? Porque el león no se excita ante la visión de la leona, sino ante su olor, y por tanto aquí resulta difícil decir que hay un elemento natural condicionante e inevitable.

Por otra parte, estoy de acuerdo en que el porno, si crea o fomenta esa imagen, no es porque la invente, sino sobre la base de una concepción que le precede en el tiempo y con una carga histórica monumental.

La relación con el sexo según géneros diría, según yo la veo, que responde a motivos fundamentalmente culturales y educacionales. Nunca se ha valorado de igual manera el sexo en el hombre que en la mujer. El hombre promiscuo es un macho, la mujer promiscua una puta. La sexualidad de la mujer ha estado reprimida durante siglos y se nos han vendido, mucho más que a los hombres, valores como el de la pureza o la virginidad. Al igual que nunca se nos dijo que el sexo podía ser un ejercicio carente de implicaciones emocionales sino que se nos invitaba a fantasear con el príncipe azul o a leer novelas de Corín Tellado. Diría que los mensajes destinados a niños y niñas acerca de cómo afrontar el sexo han sido bien diferentes durante décadas. Veremos qué sucede con las generaciones futuras.

Me ha encantado tu aportación, k.

¡Un beso!

huelladeperro dijo...

JJ??
No será el periodista?
No, no, el del sexo tánntrico soy yo....

huelladeperro dijo...

los dibujos son tuyos?

NoSurrender dijo...

Como veo que en este post se imponen los comentarios larguísimos y el mío se quedó bastante cortito, ‘¡voy para allá!

La industria de la pornografía generó en 2006 cerca de 97 mil millones de dólares. Esto quiere decir que en cada minuto la humanidad gasta unos 180.000 dólares en consumo pornográfico. Esto quiere decir que no podemos enfocar el tema sin una perspectiva empresarial y capitalista. Esto quiere decir que no hay conspiraciones machistas, sino máquinas de hacer dinero intentando maximizar el beneficio que se deriva de la provisión de un servicio demandado. Un servicio, además, que no cuenta con la posibilidad de hacer publicidad, como Cocacola o Vodafone. En este sentido (económico-sociológico) quizás sea uno de los negocios que menos pueden influir en los gustos de sus clientes. Y sin embargo, mucho más lucrativo.

Además, el país que más dinero ingresó por pornografía durante 2006 no fue los Estados Unidos, sino China (27.400 millones de dólares). Esto quiere decir que a lo mejor va más allá de lo que yo llamaba la “perspectiva económico-capitalista” y que estamos hablando de un mercado de demanda mucho más natural y sencillo que otros.

Por otra parte, el hecho de que los actores porno tengan unos falos tremendos e incansables, no funciona a favor de la empatía del hombre. Si fuera así, el consumidor macho de porno saldría completamente acomplejado de la experiencia. Por que lo que se ve es una idealización del sexo; una fantasía audiovisual que no se aparta tanto de simbolismos mitológicos y atávicos (sí, he dicho atávicos) como la propia Venus de Willendorf con sus enormes tetas.

Y es cierto que los leones se rigen por el olor y que, por tanto, no podemos compararnos en eso con ellos. Pero también es cierto que los leones tiene como finalidad biológica determinante el montar el mayor número de leonas posible mientras que las hembras estás genéticamente condicionadas a ser montadas por el “mejor” león.

¿Que qué quiero decir con todo esto? No estoy seguro, la verdad. Sólo quería hacer un comentario largo, polémico, y ponerme a la altura ;)

Y otro beso, Antígona!

C.E.T.I.N.A. dijo...

¿Qué fue primero el porno o el machismo? El cine porno no es más que el reflejo de las fantasías sexuales de sus consumidores, pero eso no quiere decir que por el hecho de consumir porno mos comportemos como trogloditas en nuestras relaciones sexuales.

Sería como decir que los fans de Tarantino van por la vida cortando orejas o los fans de Kiarostami se dedicasen a dar aburridos paseos entre olivos...

koolauleproso dijo...

Últimamente, los blogs que visito, me inspiran. Anuncio que, tomandome mi tiempo, soy "hombre lento" como el del gran Coetzee. realizaré una entrada sobre este tema en mi blog

Antígona dijo...

Ay, huelladeperro, perdona, pero es que como JJ -que desde luego no es el periodista- siempre comenta como anónimo pensé que el comentario era suyo. Aunque esto te pasa por no firmar, eh? :P

Tenía que haberlo pensado de todos modos, lo del sexo tántrico te pega más a ti ;)

Los dibujos no son míos, sino de un tal Pablo Rubin, te dejo el enlace, merece la pena verlo, este sujeto se dedica también a poner títulos "graciosos" a sus propios dibujos:

http://www.palermonline.com.ar/
palermo-barrio/galeria_de_arte/
pinturas_pablo_rubin
/Arte_erotico/index.htm

¡Un beso!

---------

Ay, NoSurrender, que me váis a agotar con tanto supercomentario kilométrico! ;)

Totalmente de acuerdo en que el tema no puede dejar de enfocarse desde una perspectiva empresarial y capitalista. Pero, a ver, lo de conspiración machista me parece exagerado, además de que, según he dicho, para mí la cuestión no es que el porno se invente el machismo, sino que se funda en los prejuicios machistas que históricamente han imperado y que desde otros ámbitos sociales tratan de ser eliminados. Y en este sentido, ¿no cabe preguntarse si un negocio no será tanto más rentable cuanta más raigambre tenga aquello que explota en la sociedad a la que se ofrece? ¿No puede provenir precisamente el éxito del porno de estar precisamente alimentándose de esos prejuicios machistas a los que ya no se permite otro modo de expresión socialmente aceptable? K hablaba de la idea de un reducto donde los hombres, desorientados ante las proclamas de igualdad de la mujer, aún encuentran un cierto refugio para ver satisfechos, aunque sólo sea en su fantasía, ciertos deseos de dominación que ya no pueden canalizarse de otro modo, y que ni ellos mismos, probablemente, aceptarían en otros ámbitos. La idea no me parece en absoluto descabellada. Sobre lo de que el porno no se anuncie, pues sí, es cierto, pero tampoco las bebidas alcohólicas se anunciaban durante la ley seca y no por ello dejaba de consumirse alcohol. Sé que el ejemplo es exagerado, y a lo mejor descabellado porque el porno es un negocio legal. Pero todo lo que tiene que ver con el sexo sigue teniendo hasta cierto punto un carácter tabú que incita aún más a la curiosidad de la gente, y tal vez por ello no le haga falta anunciarse como a otros productos desprovistos de este carácter.

En cuanto a China, bueno, precisamente se trata de una de las culturas más machistas que existen. Todos recordaremos los múltiples documentales emitidos sobre los orfanatos chinos, plagados de niñas, y los abortos selectivos para traer al mundo únicamente varones.

Estoy de acuerdo en que en el porno hay también elementos con los que resulta difícil que se genere empatía. Sin embargo, últimamente en algunos canales, a altas horas de la noche, empieza a proliferar la publicidad que ofrece alargamientos de pene y cosas por el estilo. Y no creo que sea casual que estos anuncios se alternen con películas porno. El mensaje parece claro: primero se le muestran al hombre las hazañas sexuales de un tipo con un pene descomunal, y luego se le brinda la posibilidad de parecerse a él. Diría entonces que el porno sí está calando en la imagen no sólo del sexo, sino de cómo deben ser hombres y mujeres para ser sexualmente deseables. Que sí contribuye entonces a la creación del deseo en los hombres de poseer un pene más grande que el que tienen.

Lo que dices de los leones no termino de entenderlo. Pero en general pienso que en los humanos poca influencia tiene la determinación genética frente a otros factores puramente sociales o culturales. ¿Ha sido históricamente para nosotras el "mejor" león el tipo con el pene más grande y mejor aspecto físico, o el que tenía más dinero y poder? Yo creo que lo segundo. Y por otra parte, si de algo es símbolo un pene grande es del poder, mientras que los enormes pechos de la Venus de Willendorf serían, en determinada época, signo de fertilidad. A la postre creo que todo se reduce a cuestiones de poder.

En fin, NoSurrender, encantada con tu nueva aportación, me has hecho escurrirme las neuronas a base de bien :)

¡Otro beso!

---------

C.E.T.I.N.A., creo que no he dicho eso en ningún momento. Obviamente, es antes el machismo que el porno, y creo que el porno se alimenta, como acabo de decir, de los prejuicios machistas que aún perviven -y no me extraña que lo hagan cuando sólo desde hace cien años la mujer ha conseguido el derecho al voto en los países occidentales- en la conciencia colectiva. Nadie pone en duda que muchos hombres sean capaces de dejar de lado esos prejuicios también en la cama y comportarse como personas y no machitos. Pero también creo que hay otros que no.

¡Un beso!

--------

Koolauleproso, espero impaciente tu entrada. Me encantará ver cómo lo planteas y continuar allí la discusión.

¡Un beso!

AnA dijo...

Anti menudo Gender Trouble de post!!
Besos desde el mar!
AnA

La soñadora indecisa dijo...

Hola Antígona. Yo no sirvo para crear polémica respecto a tu post porque estoy de acuerdo, casi palabra por palabra. Las cosas que dices son cosas que yo he discutido muchas veces. Claro que yo tampoco creo que los consumidores de porno sean unos depravados, ni muchísimo menos. El porno se hace mayoritariamente para los hombres, atendiendo a sus fantasías, de ahí que ese porno no excite a las mujeres. La dominaciónb es clara y la aparición de la mujer como objeto (juguete) y no como sujeto también es clara. El problema es que a veces se busca una excitación ponzoñosa, como esos ejemplos que tú pones de eyacularle a la chica en la cara, de sometarla un montón de tipo e incluso ese juego/simulación de la violación que maldita la gracia que tiene y estuvo muy extendido como temática porno allá por los años 80.
Pero incluso las películas lésbicas no están hechas para lesbianas, sino para hombres y ellas se comportan de acuerdo a las fantasías masculinas.
Con esto no digo que el consumdor del porno sea ni bueno ni malo, ¿quién soy yo?, pero las películas denigran no sólo a la mujer, sino a larelación de pareja, transformándola en algo tan bajo que resulta incluso triste.
Todos en nuestra intimidad hemos jugado a un sinfín de cosas, pero siempre respetando al otro como lo que es: una persona, nuestro compañero y no un "objeto" de disfrute, sino el compañero de nuestro disfrute.
Por cierto, me encanta tu blog. Está entre mis favoritos.
Good night.

La soñadora indecisa dijo...

Ah! por cierto, me encanta el "nombre de guerra" que te has puesto: Antígona, "la que se opone". Siempre ha sido mi obra favorita de Sófocles porque su protagonista es una mujer de rompe y rasga que se pone el mundo por montera y se opone al propio rey para poder enterrar a sus muertos y hacer lo que ella considera justo.

Antígona dijo...

Ana, ¡qué alegría verte por aquí! Pues sí, gender trouble pero como ves no creo que lleguemos a las manos :)

Me llegan tus besos fresquitos y salados, qué envidia. Disfruta, niña.

¡Un beso!

---------

Soñadora indecisa, me parece interesante, después de todo lo que ya se ha dicho, lo que señalas con respecto a la contemplación de la mujer en cuanto objeto y no sujeto, así como el hecho de que el porno lésbico esté, en efecto, creado para el entretenimiento masculino.

Por otra parte, totalmente de acuerdo, como ya he subrayado más arriba, que el porno no es sólo denigrante para la mujer sino que desvirtúa en general lo que es la sexualidad. No me atrevo a hacer valoraciones de si se trata de algo "bajo" o no, porque entrar en el terreno de la moral me parece en este caso problemático. Pero lo que sí creo indiscutible es que se ofrece una imagen pobre y tremendamente limitada, y por ello irreal, de lo que son o pueden llegar a ser las relaciones entre las personas.

Gracias por tus palabras, me alegra que te guste el blog. En cuanto al nick de Antígona, tiene una cierta historia que prefiero guardarme para mí y no lo me puse pensando conscientemente en su sentido. Pero éste no me es desde luego ajeno y la obra de Sófocles me ha dado mucho que pensar.

Bienvenida a esta casa y vuelve cuando quieras.

¡Un beso!

un árbol dijo...

Estoooo...
Entre que llego tarde a la fiesta y que juraría que todo está dicho, mejor me callo y doy la nota con un comentario corto.

Como siempre, COMO TODO, es un problema de educación, de comunicación.

Si en lugar de consumir porno (cosa que no critico) dedicaran el tiempo a preguntar a su pareja, seguro que lo pasarían mejor en la cama, y mucho más a menudo.
Y eso va para todos y todas.
He dicho.

Un beso, y la enhorabuena, hija, que hay que ver qué bien, pero qué bien que te explicas!!
Cuídate y dale aire al veranito.

Duschgel dijo...

¡Madre mía, qué post y qué comentarios! Además, que habéis acabado tratando otros temas relacionados y que también requerirían estudios y posts aparte.

Además de todo lo dicho, del recalco de la evidente vejación de la mujer (hablando en términos generales, que, como dice JJ, también hay casos distintos y "de todo hay en la viña del Señor"), hay otro punto que a menudo representa un problema para el hombre, en caso de que éste se ponga hasta cierto punto en ese papel de "macho dominante por el falo". No es por nada, pero el hombre se acaba reduciendo a ese cachito de carne, el hombre deja de ser hombre si no es representado por su falo. Eso es muy grave, porque limita sumamente al hombre, y hay quienes se creen que deben medir según ello. Esa visión puede afectar a muchos hombres, hasta tal punto que se vende no sólo Viagra y productos similares, sino un montonazo de productos para "hacértela más grande". El hombre, sin darse cuenta, se convierte también en un objeto, un consolador de carne y hueso. En los pornos a menudo se enfoca del hombre sólo la parte de las caderas y su miembro.

Aunque en general somos capaces de separar ficción de realidad, sí que es cierto que estas ideas repetidas hasta la saciedad generan una influencia muy grande. No es algo negativo sólo para las mujeres: también para los hombres, cuya virilidad y fuerza se centra exclusivamente en el falo. Si el falo falla o no cumple ciertas "expextativas", se pueden generar muchos complejos en un hombre.

Con el porno, desde luego, hay que ir con cuidado. Tomar lo que te gusta, lo positivo, pero evitar "creerte todo" e implicarse.

¡Un beso muy grande!

Antígona dijo...

Un árbol, la verdad es que en este post los comentarios han sido un tanto excesivos, empezando por los míos propios, claro. Y me parece lógico, hay mucho que discutir tanto acerca del porno como acerca de las relaciones hombre-mujer.

También yo creo que es un problema de educación y de comunicación. Y de estar abierto a revisar los propios prejuicios, tanto en el caso de ellos como de ellas. Por eso he incidido antes en el valor "educativo" o "deseducativo", según se quiera, del porno. Que forma y constituye queramos o no y luego hay que dedicar tiempo a liberarse de tantas ideas y representaciones falsas como nos han colado.

Mi veranito está teniendo muy poco aire, sí, a ver si le doy un poco más ;)

!Un beso, guapa, que se te echaba a faltar!

---------

Dusch, me alegro de que sea precisamente una mujer, tú en este caso, la que incida en estos aspectos del porno que también son negativos para el hombre.

Porque es verdad, como dices, que no sólo se trata de que el hombre quede en muchas ocasiones reducido a su pene, sino que la cuestión del tamaño puede acabar generando complejos y éstos además se convierten en el negocio de unos cuantos avispados que pretenden forrarse vendiendo milagrosos agrandamientos de pene. A ello se une a su vez la restricción de la sexualidad masculina al placer del falo, y por tanto, la catástrofe si éste no "funciona". Como si la sexualidad no fuera un terreno en el que participa todo el cuerpo, y no sólo un fragmento de él.

¡Un beso enorme!

Gato dijo...

La otra noche nos reíamos comentando una porno espantosamente mala que habíamos regalado de coña a una amiga. Y el Zagloso habló del poder educativo del porno: 'porque todo el mundo sabe que lo mejor que puedes hacer para ligar es decirle a una tía "Chupa, guarra"'. Hombre, el porno y ciertos roles sexuales, el huevo o la gallina... Lo veo complicado, Antígona. Para empezar tenemos un problema gordísimo en pleno siglo XXI: el sexo sigue siendo tabú. Aunque mueva tanto dinero, en nuestras cabezas sigue sin estar aceptado. Y éso, tiene que distorsionar nuestra manera de procesarlo, fijo.

Antígona dijo...

Jajaja, sí, desde luego, no hay peor manera de intentar ligarse a una tía. Pero mira, en lo de que el sexo sigue siendo tabú estoy de acuerdo, es una cuestión que no ha salido apenas en todo el debate que se ha montado aquí y es obvio que tiene su importancia. Y claro que tiene que distorsionar, porque las represiones sólo conducen a los extremos. Sólo hay que ver el tema de los abusos sexuales a menores que se producen entre sacerdotes. Esperemos que aquí el tiempo vaya jugando a nuestro favor, y el tabú vaya desapareciendo poco a poco.

¡Un beso!

huelladeperro dijo...

Esto, que viene al pelo, un coment de Gen en el blog de Srta P (ambos enlaces en mi blog)::



Viaje del gran Leary en Marzo de 1965 a la cordillera del Himalaya (parte India):

-¿COn quién hablo para informarme del tantra?-preguntó Leary
-Tantra, tantra- dijo con una risilla en tono de queja fingida-. Todos los occidentales venís aquí a aprender la cópula espiritual. ¡Ve despacio! ese es el secreto del tantra. Ve despacio. Eres un dios haciéndole el amor a tu universo.
-Sin maestro?
-¿Quién necesita un maestro? Acabo de contarte el secreto. Tu pareja es el maestro. ¿Necesitas a alguien más que te aguante?

Antígona dijo...

Me parece perfecto, huelladeperro, perfecto. Ningún maestro puede enseñar lo que es sólo cosa de dos, en la más estricta intimidad. Y la lentitud, sí, por supuesto. En este mundo todo va demasiado deprisa, todo pretendemos disfrutarlo demasiado deprisa.

Me alegro de leerte :)

¡Un beso!

M. Imbelecio Delatorre dijo...

¿has hecho tú sola esos dibujos?

Antígona dijo...

¡Hola Imbelecio, qué sorpresa tú por aquí! :)

Los dibujos no son míos, sino de un tal Pablo Rubin, te copio de nuevo la dirección:

http://www.palermonline.com.ar/
palermo-barrio/galeria_de_arte/
pinturas_pablo_rubin
/Arte_erotico/index.htm

Te debo mail desde hace mil años, lo sé. Y visita a tu blog, que últimamente te tengo dejado de la mano de dios. A ver si lo soluciono pronto!

¡Un beso!

Anónimo dijo...

http://site.ru - [url=http://site.ru]site[/url] site
site