lunes, 18 de junio de 2007

Punto y aparte


Nunca pude anticipar la fecha de nacimiento de este blog, que surgió de un impulso una noche cualquiera. Pero sí pensé entonces poder anticipar su fecha de cierre. Esa fecha sería exactamente hoy, o el día que hace un par de horas ha concluido.

Dentro de unas horas vuelvo a casa -o a lo más semejante a ello que tengo- después de más de un año de exilio voluntario en una ciudad que he llegado a sentir como mía, y concluyo así definitivamente una etapa de mi vida que necesariamente debe dar paso a otras cosas. Una etapa que ha sido todo un privilegio disfrutar, incluso en ocasiones sufrir, y de la que ya ahora empiezo a sentir nostalgia. Pero la etapa ha terminado y hay que mirar hacia adelante.


A esa etapa pertenece este blog, que empezó sin presentación alguna, sin declaración de intenciones y sin una idea muy clara de lo que quería ser. Envuelto, además, en numerosas contradicciones de las que algunos fuisteis testigos tal y como aparecieron. Las contradicciones siempre han estado ahí, aunque a partir de determinado punto dejara de expresarlas, y de alguna manera siguen estando. Pero mi forma de acallarlas cada vez que hacían acto de presencia fue precisamente el haber sentenciado de antemano cuándo acabaría este blog, así como su pretendida circunscripción a esta etapa de mi vida que hoy termina.

Sin embargo, llegado este momento, me siento incapaz de decir que todo vaya a terminar aquí. Porque pese a las contradicciones, son tantas las cosas que este blog me ha aportado que la idea de renunciar a ellas me llena de tristeza. Para mí ha representado, ante todo, un espacio donde recuperar una manera de escribir que hacía mil años que no practicaba. Pero creo que lo más importante de todas esas cosas habéis sido vosotros: la gente a la que leo y a través de la cual se me han ido abriendo nuevos mundos; los que me leéis y habéis buscado, a través de los comentarios, entrar en comunicación conmigo de esta manera un tanto peculiar; y también los que me leéis en silencio y hacéis que la existencia de este blog tenga sentido.

Han sido muchas las sonrisas que me habéis hecho esbozar con vuestros comentarios, incluso las risas frente a la pantalla del ordenador, las reflexiones, así como la compañía que vuestras voces me han proporcionado en esta etapa en que tal vez más lo he necesitado. A todos tengo mucho que agradeceros. A los que estuvísteis ahí desde el principio y habéis aguantado estóicamente mis rollos -cada vez más rolleros, lo reconozco-, a los que os habéis pasado por aquí de cuando en cuando, a los que habéis ido llegando poco a poco, con el transcurrir del tiempo y habéis optado por quedaros...

Así que me temo que, si no voy a ser capaz de renunciar a vuestra compañía, este blog no puede acabar aquí. No puedo saber de antemano cómo continuará. Mi vida se transformará significativamente a partir de ahora y es posible que eso implique un cambio en lo que desee o pueda escribir en este espacio. Pero de lo que esta noche estoy segura es de que continuará.

No obstante, ahora se impone necesariamente una pausa. Porque son muchos los cambios a los que debo enfrentarme en las próximas semanas, que me absorberán de manera notable, y por la sencilla razón de que en casa no tengo ADSL. Aunque os podéis imaginar qué es lo primero que voy a hacer una vez consiga hacer aterrizar sin problemas la nave espacial... :)

Como sé que os voy a echar mucho de menos, intentaré seguir leyéndoos de la manera que pueda, pese a que no sé si podré dejar comentarios mientras no solucione las cuestiones técnicas. Pero en cualquier caso, y pase lo que pase, que quede claro que esto no es una despedida, sino simplemente un hasta pronto.

Cuidáos mucho mientras tanto, que os quiero sanos y salvos a mi regreso:)

¡Un beso enorme para todos y gracias de nuevo!


14 comentarios:

Escéptico dijo...

A pesar de ser de tus seguidores más recientes, pero de los más incondicionales, te deseo lo mejor para estos momentos de cambio. No te conozco, pero te intuyo inmensa, fuerte. Por eso sé que saldrás adelante.

Pero yo, que ni soy inmenso, ni soy fuerte, empiezo ya a echar de menos tus palabras. Tengo la tonta manía de acostumbrarme fácilmente a lo bueno.

Anónimo dijo...

No quiero ni pensar en la extensión de los próximos posts... Con eso de no tener ADSL durante unos días, se te irán acumulando las ideas y cuando las viertas al espacio sideral, el post va a parecer un tratado... Un beso

Marc dijo...

Deja uno unos días sin pasarse porque anda muy liado y ya os da el bajón...;)

...Nos amenazas con volver entonces..;)Tendremos que prepararnos psicológicamente:)

Un besote. ¡Hasta pronto!

Tako dijo...

Vuelves a casa sin saber si vas a Itaca o dejas Itaca atrás o si, simplemente, haces otro paso hacia ella. Sea la situación que sea espero que puedas manejar tu pequeña barca y el destino al que llegas te sea inmensamente favorable.

Hasta pronto


Besos

AnA dijo...

Sólo me vienen a la cabeza las palabras d Derrida sobre el acto de escribir¿te acuerdas?) y lo mucho que te voy a echar de menos hasta la vuelta.
Escríbeme a mi correo personal si te apetece..
Y te mando un beso grande y sincero.
Antígona eres realmente excepcional, de veras.
Mucha suerte.
Ana

K dijo...

Con este post, el anterior cobra una nueva dimensión...

Lo bueno de un blog, es decir, lo bueno de internet, es que no está atado a una ciudad, a cualquier lugar concreto. Puede ir contigo. Es cierto lo que dices, cuando lo empiezas con unas determinadas expectativas puestas en él, no te esperas todo lo que te puede llegar a dar. Es un mundo, esto.

Nosotros seguiremos por aquí, esperando poder leer tus estupendos rollos :)

Y respecto al viaje y a la vuelta a casa, si te pasa como me pasó a mí, te sorprenderás también de lo rápido que "esto" se convierte en "aquello" y "aquello" en "casa". Yo me entiendo... ehem...

Buena vuelta. Buen aterrizaje.

Duschgel dijo...

Querida Antígona, ya sabes que todos te aguardaremos. ¿Ves? Es que las vocecillas del Sí tienen mucho empuje, que parece que uno las pueda acallar, pero ellas siguen con su ronroneo eterno. Creo que esas vocecillas surgen más bien del corazón.

Tú ya sabes el bien que te deseo. La espera será más soportable sabiendo de tu vuelta. Y, sobre todo: ¡caña a la compañía telefónica! ;)

¡Un beso muy grande y feliz regreso a casa!

NoSurrender dijo...

Bueno, quizás sea el momento de empezar un nuevo cuaderno, una nueva experiencia, un nuevo estado de ánimo. Y una nueva conexión ADSL, claro, que las compañías telefónicas necesitan más clientes.

Nada, Antígona, ponte el traje regional e intégrate ;)

Un beso.

juan rafael dijo...

¡Que susto al principio! Es bueno saber que vuelves. A todos nos va a pasar lo mismo con las vacaciones, a unos más y a otros menos, claro.
Besos y hasta pronto.

Huelladeperro dijo...

Un abrazo, buena vuelta a tu casa, y que todo te vaya bien
Can

Déjà vie dijo...

hola princesa. Hacia tanto tiempo q no te podia leer con detenimiento que no recorda el sentimiento que transmitian us palabras. Por fin he terminado examenes y una d las cosas q tenia pensado hacer era dedicarme a tu blog, como no lo he podio hacer estos ultimos dias. Habiendo leido lo que he leido solo puedo decir una cosa: se fuerte para los acmbios que ahora viene, deja atras en tu vida la etapa que nombras pero muy presente en tu memoria, date un repiro y vuelve, sobretodo vuelve. Aqui estaremos esperando antigona, o tal vez, la verdadera antigona que se esconde detras de la pantalla, la q emociona, la que tranmite, la que se indigna, la que sonrie. Hasta pronto. Bsos.

Antígona dijo...

Gracias por tus palabras, escéptico Joan. Creo que de inmensa tengo poco, y en cuanto a fuerte, pues qué remedio, cuando las circunstancias lo requieren es necesario sacar fuerzas hasta de donde no las hay.

Y estoy segura de que eres más fuerte e inmenso de lo que piensas. No me cabe la menor duda.

Un beso

------

Tranquilo, JJ, de momento ando tan agotada que no creo que mis primeros post tras el regreso puedan ser muy largos. Aunque nunca se sabe, claro ;)

Un beso

------

Ay, Marc, es que tu ausencia siempre se nota y una es débil ;)

Prepárate bien porque la amenaza se cumplirá pronto :P

Un beso

------

Me gusta tu apreciación, Tako, quién supiera dónde está verdaderamente Itaca. La barca se deja manejar pero con las dificultades propias de cualquier viaje por el océano. No obstante, no parece que vaya a haber tormenta, y si la hubiera, cogeremos fuertemente el timón.

Un beso

------

Pues sí, Ana, ya sabes que gracias a ti surgió aquel post sobre el escribir, Derrida siempre sugiere muchas cosas.

En cuanto tenga un poco de calma te escribo, me apetece hacerlo. Además de que tenemos que planear el viaje a Tarifa ;)

Eres un sol, niña, tú sí eres de lo que no hay.

Un beso enorme

------

Efectivamente, k, el post sobre la muda de la piel tenía mucho que ver con lo que me estaba pasando, como en muchas otras ocasiones cuando escribo.

El blog no está, como bien dices, asociado a ningún lugar geográfico, pero sí tal vez a unas circunstancias que pueden cambiar. Sin embargo, creo que podré adaptarlo a las nuevas circunstancias que me rodean. Al menos es lo que me apetece y voy a intentarlo.

En cuanto al "esto", al "aquello" y a la "casa", creo que te entiendo perfectamente. Sólo que en mi caso esos procesos pueden requerir un poco de tiempo. Soy tauro y lenta en consecuencia. Pero segura ;)

Un beso

------

Querida Dusch, es verdad que las vocecillas del Sí han acabado teniendo más fuerza de la que hubiera nunca imaginado. Si es que son unas puñeteras, y no iban a callar así como así ;)

Gracias por tus buenos deseos, sabes también que son recíprocos.

¡Un beso enorme!

------

Nosurrender, aún no sé si el cuaderno que empezará será nuevo o simplemente seguiré por donde lo había dejado. Eso es algo que aún está por ver. Pero las novedades serán en cualquier caso bienvenidas.

El traje regional aún me lo están haciendo. ¿Crees que no me podré integrar hasta que no lo tenga acabado? :P

Un beso

------

Juan Rafael, ojalá mi ausencia se hubiera debido a unas buenas vacaciones, que es lo que voy a necesitar una vez consiga organizarme. ¿Así que tú sí que piensas desaparecer en vacaciones? Muy bonito, hombre ;)

Un beso

------

Huelladeperro, me parece que mi casa está muy cerca de la tuya, igual un día te veo por ahí dando un paseo con Diógenes ;)

Un beso

------

Hola, guapa. Me alegro de que ya hayas terminado tus exámenes y estés más tranquila. Por aquí se te ha echado de menos, pero está claro que las circunstancias a veces se imponen y son lo primero. Gracias por tus palabras, los cambios son agotadores pero de momento llevaderos, y habrá que sobrevivir a ellos como sea.

Un gran beso

-------

Y a todos en general, muchas gracias, en serio. Por fin tengo la conexión ADSL y para poder incorporarme en condiciones a la blogosfera sólo me quedan por resolver unos cuantos asuntillos, como, por ejemplo:

- organizar los 45 kilos de libros, fotocopias y trastos que me mandé en cajas y ya he recogido.
- recoger otros 15 kilos que aún aguardan en correos y recolocar su contenido por una casa que ahora mismo parece una cueva.
-solucionar tropecientas burocracias pospuestas durante meses.
-atender a los amigos que aguardaban con cierta impaciencia mi regreso.
- curarme una lumbalgia resultado de transportar cajas y acarrear maletas que pesaban más o menos la mitad de lo que yo.
- librarme de la entrañable plaga de cucarachas que en mi ausencia se ha apoderado de mi casa.
-..... (y ya no digo más que me entra el agobio)

¿Alguien conoce a algún superhombre que en sus ratos de ocio pueda echarme una mano? ;)

Vamos, que un poco de paciencia y en unos días estoy de nuevo con todos vosotros.

Besos a capazos

AnA dijo...

Anti no te lo había dicho antes pero yo en realidad soy Wonderwoman!!!
Besos y bienvenida!

Pero los insectos no!!! las cucarachas menos!!!!!!!! pero tengo un amigo científico que podría echarnos una mano mmmmm ahora que pienso

AA

Antígona dijo...

¡¡¡Wonderwoman!!!! Guauuuuu, ven volando, Anita, que te necesito, vas a ser mi salvación. Las cucarachas se las dejaremos al primer superhombre que se presente, mientras tanto trato de amaestrarlas para que me quiten el polvo y pasen la aspiradora. Y no muestran mala disposición, no :)

Un beso, niña